sales@operon.es
+34 976 503 597
sales@operon.es
+34 976 503 597

MYCOPLASMA GENITALIUM: LA IMPORTANCIA DE UN DIAGNÓSTICO ADECUADO

Una potencial superbacteria no tan nueva

Mycoplasma genitalium es una pequeña bacteria del tracto genitourinario que vive en las células epiteliales ciliadas de las vías genitales y respiratorias. Aunque originalmente fue descubierta en los años 80, no fue hasta 2015 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) empezó a considerar el Mycoplasma genitalium (MG) como un patógeno de transmisión sexual con una importancia creciente. De hecho, los CDC (Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades) afirman que la infección causada por MG es una infección de transmisión sexual (ITS) más común que la gonorrea (Neisseria gonorrhoeae), siendo la segunda ITS más prevalente después de la clamidiasis (Chlamydia trachomatis).

Sin embargo, la similitud de los síntomas causados por MG en comparación con otras ITS y el hecho de que sea frecuente la infección común por varios de ellos, hacen que la identificación individual de MG sea compleja. Además, los métodos de detección convencionales como los cultivos resultan laboriosos y, generalmente, demasiado largos debido al lento crecimiento de la bacteria, por lo que las técnicas de diagnóstico molecular suelen ser el método escogido tanto por su rapidez como por su alta especificidad y sensibilidad.

El diagnóstico precoz, clave para evitar la resistencia a los antibióticos

Actualmente, el MG afecta a entre un 1% y un 2% de la población europea, y su identificación es clave para suministrar los antibióticos adecuados y específicos para combatirla. De lo contrario, sus síntomas pueden agravarse y, además, causar que la bacteria presente resistencia a los fármacos más comunes para el tratamiento de estas enfermedades.

En concreto, Reino Unido ya ha empezado a alertar del aumento de dicha resistencia en este patógeno y de la importancia de la detección precoz para evitar que síntomas como la uretritis en hombres, así como la inflamación pélvica en mujeres puedan agravarse más, pudiendo llegar incluso a desembocar en problemas de fertilidad.

Entre las técnicas de diagnóstico molecular mencionadas, OPERON cuenta con dos tests específicos para la detección de Mycoplasma genitalium:

  • MG Oligogen: es un test diseñado para la detección cualitativa de Mycoplasma genitalium mediante la amplificación por PCR de una región del gen de la adhesina MgPa de MG y su posterior identificación mediante inmunocromatografía. El test permite detectar de una manera sencilla, económica y fiable todas las infecciones causadas por los diferentes tipos de Mycoplasma genitalium.
  • STD Panel Strip: es un test diseñado para la detección cualitativa de Mycoplasma genitalium mediante la amplificación por PCR de una región del gen de la adhesina MgPa de MG y su posterior identificación mediante la técnica del blot reverso. El test permite detectar y diferenciar en una misma tira los 10 microorganismos patógenos más frecuentemente asociados con ITS: Chlamydia trachomatis (distinguiendo las variantes L1, L2 y L3, que provocan linfogranuloma venéreo, LGV), Neisseria gonorrhoeae, Mycoplasma genitalium, Trichomonas vaginalis, Ureaplasma parvum, Ureaplasma urealyticum, Mycoplasma hominis, Herpes simplex 1, Herpes simplex 2 y Treponema pallidum.

¿Te gusta este artículo?

Comparte Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Linkedin
Comparte en Pinterest

Quizás también te pueda interesar